jueves, 27 de octubre de 2011

Amy Winehouse murió a consecuencia del consumo exagerado de alcohol


Amy Winehouse, que falleció el pasado 23 de julio, ha sido una de las voces más queridas de los últimos años, y pese a su actitud frente a la vida y sus excesos con las drogas y el alcohol, era una delas voces más interesantes e importantes del panorama mundial. Y ahora, después de unos meses desde su fallecimiento, ya sabemos por qué murió.
Al parecer, la cantante volvió a recaer en el feo y dañino vicio de la bebida, y la noche de su muerte consumió alcohol. Demasiado alcohol. Tanto, que su cuerpo, ya debilitado por tanto exceso, no pudo soportarlo y algo se rompió dentro de ella. La forense Suzanne Greenway ofreció ayer un comunicado en el que comentaba lo sucedido y no dejaba lugar a las dudas.
Había consumido suficiente alcohol… Y la consecuencia no deseada de esos niveles potencialmente fatales fue la muerte repentina e inesperada. - Suzanne Greenway (Traducción Libre)
Nada más y nada menos que 416 miligramos de alcohol en 100 miligramos de sangre, una barbaridad que multiplica por 4,5 lo permitido para conducir, y que en condiciones normales habría dejado a la muchacha para el arrastre un par de días, pero con sus problemas anteriores, su cuerpo simplemente no pudo soportar.
La doctora de la familia, Christina Romete, ya comentó que la cantante “volvió a beber unos días antes del suceso”. Y eso que estaba consiguiendo pasar sin hacerlo una buena temporada. Pero no pudo ser lo suficientemente fuerte y recayó sin poder evitar lanzarse al vacío del alcohol.
La familia asisitió a la lectura del resultado, y se sintió fatal con él. Por suerte, los mensajes muchos seguidores, fans y admiradores de la Amy Winehouse artista consiguieron que no se sintieran muy mal. Pese a todo, el amor y el cariño de los fans han podido animar a una familia que está pasando los peores momentos de su vida.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada