viernes, 28 de octubre de 2011

El Principe Harry, de compras en Walmart, como si fuera un cualquiera


La realeza está formada por personas que van más allá que los simples mortales, ya lo sabemos. Pero también es cierto que de vez en cuando, se ven forzados a bajar al mundo de los mortales, ya sea por obligación, o porque las altas intancias, es decir, los que son más que ellos, les obligan para que todos creamos que son personas como los demás. Es lo que está pasando con el Príncipe Harry.
Está estos últimos meses haciendo prácticas de piloto de helicóptero en Estados Unidos, y claro, en la base no es el Príncipito inglés que lo tiene todo, sino un cadete más. Con sus obligaciones castrenses, y con sus amigos y compañeros, que no todos tienen los privilegios ni las posibilidades que tiene nuestro querido y campechano Harry.
Tan campechano es, que se dedica ahora a disfrutar del rancho del cuartel, que dicen que es riquísimo, y delos desayunos de cafetería. Esos que cuestan 6 dólares y que no son muy parecidos a los que le servían en palacio. Pero eso no es todo, ya que no solo disfruta de esto, y de las cenas de hamburguesería, sino quetambién hace la compra en Walmart, que viene a ser el Mercadona americano.
En uno de estos establecimientos se le ha visto, cargando el carrito de Coca-Colas, bacon, pizzas, plátanos y otras cosas que en poco se parecen a lo que tenemos asumidos que comen los multimillonarios. Y además, con la cabeza coronada, por cierto. La vida hace que hasta los ricachos y populares bajen al nivel de los mortales del montón.
Lo que debe de ser divertido es ver la cara que pondrá la cajera, cuando se acerque el tercero en la línea sucesoria de la Corona Británica con el paquetito de panceta y un racimo de plátanos a pagar. Aunque, pensándolo bien, igual la señorita americana no sabe quien es y puede pasar desapercibido. Una buena noticia más para un señor que en su país tendría que ir con tres o cuatro guardaspaldas tipo armario y que allí es, pues eso, un cualquiera más.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada