sábado, 29 de octubre de 2011

Mujeres y Hombres y Viceversa: Gina ha querido volver a ver José Luis, aunque se ofendió por la pregunta que le hizo



Gina se ha ausentado del plató de Mujeres y Hombres y Viceversa al principio. Después, en un vídeo ha explicado sus motivos para que José Luis se piense bien si le interesa seguir conociéndola o no. Él quiso volver a verla, y tras ver el vídeo, ha querido que volviera a plató. Quería hablar con ella y aclarar un par de puntos que le preocupan.
Una vez en la mesa camilla, el lugar de las confidencias, el tronista le espetó la primera pregunta. A él le comentaron, y según dice, personas afines a la pretendiente, como vecinos y demás, que en la casa de la chica entran y salen muchos hombres con demasiada frecuencia. Las sospechas de José Luis van hacia la posibilidad de que esté utilizando su participación en el programa para subir su caché en otra hipotética ocupación.
Ella negó todo eso. Según dijo, son sus amigos y han estado junto a ella desde que llegó al país y no piensa perderlos por estar en el programa, donde busca una relación con el tronista. Obviamente, todo el mundo piensa que no debería hacerlo, pero las sospechas de José Luis van hacia que la pretendiente continúa trabajando como señorita de compañía.

La chica rompió a llorar, porque no pensaba que se refería a esa situación. El pasado confeso como chica de compañía de la pretendiente ha pasado factura a la chica, y Pippi y Miriam han salido en su defensa, animándola y recriminando al tronista que utilice esa trampa para hacerle daño.

Emma, en cambio, ha intentado limar asperezas y hacer comprender que era necesario que José Luis supiera la verdad. Ni por esas, la pretendiente salió del plató y la charla continuó tras el escenario, en “privado. El tronista quiso aclarar las cosas. Él quería aclararlo todo y decirle que simplemente quería saber si todo ello era verdad.
José Luis, tan solícito él, intentó hacerle comprender que debía hacerlo. Y sin importarle demasiado las lágrimas de Gina, insistió en el tema de las acusaciones y seguía sin creerla del todo, pese a lo que cuenta la pretendiente. Y ella aseguró que, ni siquiera cuando tuvo que hacer esos servicios, nunca pensaría, ni de lejos, hacerlo en su propia casa.


Una situación comprometida, que José Luis no ayudó en nada en solucionar, poniendo más dudas encima de la mesa. Y la confidencia continuó en los mismo términos durante un buen rato, ofreciendo una imagen muy triste de los dos. Uno, por insistir en un tema tan delicado, y la otra, por continuar frente a las cámaras haciendo el papelón.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada