miércoles, 9 de noviembre de 2011

Acorralados: Blanca de Borbón, Liberto López de la Franca y Raquel Bollo son perdonados. Reche tira los trastos a Úrsula



Con huelgas de hambre de por medio: algunas efectivas como la de Liberto (que parece capaz de todo por dar la nota) y algunas sólo en amenaza como Raquel Bollo (que una cosa es amenazar y la otra, pasar hambre), la organización de Acorralados ha perdonado a los tres concursantes apartados del grupo por dar informaciones de lo que ocurre en el exterior.
La alegría de Blanca, Raquel y Liberto ha sido inconmensurable -con saltos, gritos y abrazos incluidos- y parecen haber olvidado en el mismo momento de escuchar la palabra perdón, todo lo ofendidos que decían sentirse e incluso sus promesas de abandonar el concurso.
En la Casona, desde luego, no se aburrirán. Sin la telaraña de Leticia Sabater en la casa, queriendo acosar a todo hombre que encuentre, Reche se está dejando ir y ha empezado a desplegar sus facultades como Casanova con Úrsula, concursante a la que ya conocía porque ambos fueron Miss y Míster.
Úrsula, de momento, le pone ojitos, le ríe las gracias y le mira con complicidad, aunque también asegura que no le gusta que el asturiano sea tan engreído. No deja de ser curioso, que Reche intente ligar con ella justo cuando Escassi la ha elegido (qué casualidad que opte por la más guapa…) como ayudante de capataz y que, por lo tanto, compartan habitación.
No es la única novedad respecto a Reche. Él y su inseparable amigo Dioni han sido descubiertos escondiendo tabaco: ¡qué cara más dura el Dioni cuando se jactaba de llevar no sé cuántas semanas sin fumar! Este hombre parece disfrutar incumpliendo cualquier norma. ¿Qué castigo se les impondrá?

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada