lunes, 28 de noviembre de 2011

El Príncipe Guillermo rescata a dos marinos rusos que habían naufragado



¿Quién dice que los príncipes no trabajan? Vale, conocemos algunos casos que no solo no trabajan, sino que tienen otras ocupaciones poco claras, aunque sean consortes, y no de la realeza “de verdad”. Pero en otros países, para ser aspirante al trono, tienen que dejarse la piel en el pellejo, si me permites la expresión, cumpliendo con sus deberes laborales. Como en el caso del Príncipe Guillermo, que es piloto de rescate en la Marina Británica.
El heredero al trono inglés trabaja a bordo de un helicóptero como copiloto, y se dedica a rescatar a marinos en peligro. Y eso es lo que hizo la noche del sábado al domingo, rescatar a dos marinos rusos que habían sufrido un accidenten en alta mar y cuyo barco había sido tragado por las olas. La tripulación del helicóptero inglés estaba formada por cuatro personas, uno de los cuales era nuestro Príncipe favorito.
Por desgracia, otros marinos no tuvieron tanta suerte y no pudieron ser rescatados, según contó la BBC ayer por la mañana. Estos dos marinos tuvieron la inmensa suerte de que el helicóptero pudo localizarlos y fueron trasladados hasta una base militar en Gales, donde fueron atendidos. Está muy, pero que muy bien, que un miembro de la familia real británica esté al pie del cañón, y reciba formación para hacer esas cosas. Cualquiera sabe cuando le puede valer saber hacer estas cosas, cuando sea Rey .
El problema es que para hacer esas cosas, tiene que aprender, y el aprendizaje le va a llevar hasta las Islas Malvinas. Durante 6 semanas, estará recibiendo instrucción para completar su formación como piloto de rescate y hay alguien que va a quedar muy triste, en Londres, esperando el retorno de su amorcito.
Y además, está el handicap de que la Princesa Kate podría, y digo que podría, estar esperando al primer vástago de la pareja. Según se rumorea, el Príncipe partiría hacia los dominios argentinos de la Corona en febrero, así que estaría en casa mucho antes de que naciera el bebé. Y es que en Inglaterra, ni teniendo la testa coronada, se libra uno de las obligaciones. Algunos deberían aprender del ejemplo.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada