miércoles, 2 de noviembre de 2011

Lioness: Hidden Treasures, el disco póstumo de Amy Winehouse



Si algo tenía claro cuando el pasado 23 de julio Amy Winehouse murió es que, uno, no había perdido la vida por buena salud y, dos, es que tendríamos como mínimo un disco póstumo. Con el paso de las semanas hemos ido conociendo más datos de lo que se llamará Lioness: Hidden Treasures, tercer y, por el momento, último disco de la cantante británica. A la venta el próximo 5 de diciembre vía Island Records.
Para la crítica del disco deberemos esperar, pero estos días ya se ha comenzado a hacer un acercamiento mediático a lo que encontraremos en ese álbum. Un grupo reducido de periodistas tuvieron la oportunidad hace un par de días de acercarse a los Dean Street Studios de Londres para una pre-escucha de varios de los temas. No, yo no fui uno de ellos, todo se andará.
La invitación les llegó de mano de la gente de Island Records y teniendo como anfitrión a Salaam Remi, junto con Mark Ronson, culpable de los dos discos de Winehouse y de la selección de los doce temas de los que constará Hidden Treasures. Una charla con ellos nos dejó varios titulares, el más destacado es que con Amy Winehouse no pasará lo mismo que otros muñecos rotos de muerte prematura, como Tupac, asesinado en 1996, cuyo entorno ha seguido chupando del bote con el lanzamiento de siete discos.



Antes de la escucha de dichos temas, Remi quiso comentar el motivo de la recuperación de este material, más allá de que todos pensemos que es un modo de seguir exprimiendo la gallina de los huevos de oro.
Mucha gente, incluso los antiguos que estuvieron con ella personalmente, no se dieron cuenta que estaba en lo más alto que ella podía. Venir a Miami fue su huida de todo aquello, y su proceso de escritura puede documentar su vida, si estaba grabando la pena o la soledad o el humor. No tiene sentido para estas canciones estar guardadas en un disco duro. – Salaam Remi (Traducción libre)
Es indudable que una personalidad y una vida tan repleta de excesos se reflejaba en sus canciones, para bien o para mal. Sin duda, todos los descartes, demos y rarezas que encontraremos en ese disco, desde su época de Frank hasta el Back To Black, nos ayudarán a entender un poco más quién era Amy Winehouse.
Our Day Will Come, Tears Dry, Between The Cheats y Halftime serán algunos de los títulos que encontraremos. Personalmente, tengo ganas de poder escuchar un tema titulado Like Smoke, donde encontraremos los versos de Nas; una versión de The Girl From Ipanema, la primera canción que Winehouse le cantó a Remi con 18 años, o A Song For You, una canción inspirada en su gran ídolo Donny Hathaway, leyenda soul que también falleció prematuramente, a los 33 años.
Aún recuerdo la cara de estupefacción que se me quedó cuando por allá el 2003 escuché por primera vez la voz de Amy Winehouse. No daba crédito que siendo blanca, con 20 años y aquella imagen de vestido de fiesta rosa, como una prematura gran diva jazz, tuviese ese flow soulero y ese tono único de voz. Aunque su segundo álbum es un discazo con el que se dio a conocer al mainstream mundial, para mí ya nada fue lo mismo. Recordemos, murió con 27 años.
More Than You’ll Ever Know (Donny Hathaway cover)

Vía | www.nme.com

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada