jueves, 3 de noviembre de 2011

Un jugador de fútbol americano, responsable del divorcio express de Kim Kardashian



El repentino divorcio de la celebrity americana Kim Kardashian a los 72 días de su gran boda (y justo cuando hacía un año que la pareja había iniciado la relación) sigue coleando en la prensa. Muchos medios aseguran que la verdadera de razón de la separación de la pareja es que Kim sigue enamorada de su ex, el jugador de fútbol americano, Reggie Bush.
Sinceramente, creo que Reggie está bastante mejor que Kris Humphries, el ya ex marido de la Kardashian, pero está bastante feo eso de casarse con uno estando enamorada de otra, aunque una por el bodorrio se embolse 18 millones de dólares (que son millones). Una cosa es tener cariño a alguien y la otra bien distinta amarlo y querer pasar toda la vida –al menos en teoría- con él.
La revista US Weekly es una de las más duras con Kim: aseguran que la reina del reality americano está “enamorada del amor, y no de Kris”, y que es una especie de tsunami sentimental, que tan pronto se encapricha de alguien como de cansa y lo abandona, así que a las dos semanas de haberse casado ya tenía claro que se había precipitado con la boda.
Lo que más gracia me ha hecho, no obstante, son aquellos que aseguran que lo que más desagrada a Kim es que creía que a Kris le empezaba a gustar demasiado la fama y que estaba a dispuesto a cualquier cosa. ¿Lo que menos le gustaba de su chico es que se empezara a parecer a ella? Es desternillante…
Hay más supuestos motivos: que si ella no quería trasladarse de ciudad para irse a vivir con él ahora que cambia de equipo de NBA, que si Kris quería ser papá, que si ha sido la presión de los medios (todo un clásico…), pero el resultado está bien claro: ¡divorcio express!

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada