lunes, 23 de enero de 2012

Gran Hermano 12+1: Laura admite que sigue queriendo a Marcelo tras la ruptura



Como viene pasando desde hace ya tiempo, al empezar una nueva temporada de Gran Hermano, salen del armario los ex concursantes de otras ediciones supongo que para recuperar algo de popularidad y poder seguir haciendo bolos por discotecas de todo el país. Esta vez ha sido el turno de Laura, que al fin y al cabo es la que más derecho tiene como ganadora de la última edición y porque tiene una novedad: se ha puesto más pecho.
De hecho yo diría que más que ‘más pecho’, se ha puesto toda la silicona que ha encontrado en la clínica porque el volumen de la de Parla es una exageración. Echad un vistazo a su foto de ahora y la de antes: si esta chica duerme boca abajo debe tener incluso vértigos…
Hay a quien le da por comer helados o encerrarse en cada cuando tiene una ruptura sentimental, y a Laura parece que la por cambiarse la talla. La ganadora de Gran Hermano ha explicado que perdió peso (¿quizás coincidiendo con la ruptura de su Toti?) y que empezó a acomplejarse por poco pecho, así que, aprovechando que ahorró el premio del concurso, ha puesto remedio a su talla.
Sin embargo, Laura no parece muy contenta, más bien algo nostálgica y es que no parece que haya olvidado a su ex. ¿Quizás conserva esperanzas de volver con Marcelo? Al fin y al cabo estuvieron conviviendo todo el verano e incluso buscaban piso en Madrid.
Aunque ya no estemos juntos, me alegro mucho de haberle conocido y le sigo queriendo un montón porque he sido súper feliz a su lado los 9 meses que he estado junto a él. Yo sé perfectamente lo que ha pasado, él también, y con eso nos quedamos (…) El amor es algo que no se busca, viene solo, y si no que me lo digan a mí… Y aunque ya han pasado casi 5 meses desde nuestra ruptura, sigo queriendo muchísimo a Marcelo y tengo sentimientos por él. - Laura
Laura admite que sigue queriendo a Marcelo tras la ruptura. ¿No se ha pasado con la nueva talla de sujetador?

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada